Los peores casos de hiperinflación de la historia

inflación

El marcador convencional de hiperinflación es 50% por mes, que fue propuesto por primera vez en 1956 por Phillip Cagan, Profesor de Economía de la Universidad de Columbia. A continuación revisamos otros tres casos históricos de hiperinflación.

  • La hiperinflación es una inflación extrema o excesiva en la que los aumentos de precios son rápidos y están fuera de control.
  • La mayoría de los bancos centrales (como la Reserva Federal de los Estados Unidos) tienen como objetivo una tasa de inflación anual para un país de alrededor de 2% a 3%.
  • Durante los períodos de hiperinflación, un país experimenta una tasa de inflación de 50% o más por mes.
  • Venezuela, Hungría, Zimbabwe y Yugoslavia han experimentado períodos de hiperinflación.

Hungría: Agosto de 1945 a julio de 1946

  • La tasa de inflación mensual más alta: 4.19 x 1016%
  • Tasa de inflación diaria equivalente: 207%
  • Tiempo necesario para que los precios se dupliquen: 15 horas
  • Moneda: Pengő

Si bien en general se considera que la hiperinflación es el resultado de la ineptitud del gobierno y de la irresponsabilidad fiscal, la hiperinflación de la Hungría de la posguerra fue aparentemente diseñada por los responsables de las políticas gubernamentales como una forma de volver a poner en pie una economía devastada por la guerra. El gobierno utilizó la inflación como un impuesto para ayudar con el déficit de ingresos necesario para los pagos de reparación de la posguerra y los pagos de bienes al ejército soviético de ocupación. La inflación también sirvió para estimular la demanda agregada con el fin de restablecer la capacidad productiva.

Zimbabwe: marzo de 2007 a mediados de noviembre de 2008

  • La tasa de inflación mensual más alta: 7.96 x 1010%
  • Tasa de inflación diaria equivalente: 98%
  • Tiempo necesario para que los precios se dupliquen: 24,7 horas
  • Moneda: Dólar
Mucho antes de que comenzara el período de hiperinflación de Zimbabwe en 2007, ya había indicios de que el sistema económico del país estaba en problemas. La tasa de inflación anual de la nación llegó a 47% en 1998 y esta tendencia continuó casi sin disminuir hasta que comenzó la hiperinflación. Con la excepción de una pequeña disminución en 2000, la tasa de inflación de Zimbabwe siguió creciendo hasta su período de hiperinflación. Al final de su período de hiperinflación, el valor del dólar de Zimbabwe se había erosionado hasta el punto de que fue sustituido por diversas monedas extranjeras.

Yugoslavia: De abril de 1992 a enero de 1994

  • La tasa de inflación mensual más alta: 313.000.000%
  • Tasa de inflación diaria equivalente: 64,6%
  • Tiempo necesario para que los precios se dupliquen: 1,41 días
  • Moneda: Dinar
Tras la desintegración de Yugoslavia a principios de 1992 y el estallido de los combates en Croacia y Bosnia y Herzegovina, la inflación mensual alcanzaría el 50% -el marcador convencional de hiperinflación- en Serbia y Montenegro (es decir, la nueva República Federativa de Yugoslavia).

Conclusión

Si bien la hiperinflación tiene graves consecuencias, no sólo para la estabilidad de la economía de una nación, sino también para la de su gobierno y la de la sociedad civil en general, suele ser un síntoma de crisis que ya están presentes. Esta situación ofrece una mirada a la verdadera naturaleza del dinero. En lugar de ser sólo un objeto económico utilizado como medio de intercambio, una reserva de valor y una unidad de cuenta, el dinero es mucho más simbólico de las realidades sociales subyacentes. Su estabilidad y valor dependen de la estabilidad de las instituciones sociales y políticas de un país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *