La Internet cuántica en profundidad: ¿cómo funciona y qué puede aportar?

Cardano, El Salvador

Ayer le trajimos un artículo sobre la Internet cuántica. Dado que se trata de un futuro posible, es bueno saber cómo funciona realmente este Internet. Así que echemos un vistazo a cómo funciona el internet cuántico.

El Internet "normal"

Internet, tal y como la conocemos hoy, puede imaginarse como dos ordenadores conectados por cable, que pronto tienen acceso de uno a otro. Así, se pueden transferir datos del primer ordenador al segundo y viceversa. Internet es un gran número de ordenadores conectados entre sí. Al mismo tiempo, existen diferentes reglas y jerarquías para el buen funcionamiento en esta red. Pero lo fundamental es que acabamos teniendo un gran montón de ordenadores interconectados. Así es como podemos imaginar el funcionamiento de Internet en la actualidad.

Los datos de estos ordenadores pueden transmitirse por cable, aire o haces de luz (cable de fibra óptica) y se transmiten en los llamados paquetes, que descomponen la información en "paquetes" individuales. Estos datos siempre son enviados por un ordenador y recibidos y reconstruidos por otro.

Internet cuántica

La Internet cuántica funcionaría de forma muy parecida, transfiriendo de nuevo datos de un ordenador a otro. Esta vez, sin embargo, no utilizaría paquetes de datos, sino fotones que estarían entrelazados. El entrelazamiento es una propiedad mecánica cuántica especial que permite a los fotones individuales "pensar" como una sola mente. Cuando se hace un cambio en un lado, el otro se entera inmediatamente del cambio. Pero si necesitas enviar la información a larga distancia, necesitarás un repetidor cuántico en el camino.

Un repetidor cuántico

Primero hay que crear y entrelazar los fotones. Luego se envía una de las partes del par al dispositivo de medición y la otra al usuario final. Una vez que las dos partes del par llegan juntas, intercambian la información almacenada y por ello "alarman" a la otra parte del par del cambio y sobrescriben la memoria.

 

Conclusión

Una Internet así podría crear conexiones seguras entre los usuarios. Mucho más seguras que las que estamos acostumbrados ahora. También podría ayudar a la ciencia, proteger información sensible y contribuir a que la computación cuántica alcance un nivel completamente nuevo. Si la Internet cuántica despegara, afectaría a todos los ámbitos a los que ahora llega Internet, entre ellos criptocurrenciasque podrían beneficiarse de los algoritmos cuánticos.

Fuente: sciencemag.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *